Todo/[bonustrack NYC]

Allí… en la lejanía… unos frijoles.

Aquí donde me veis (bueno, aquí donde me leéis), yo, la menda, la inagotable, la incansable e indomable bestia treintañera de Barcelona afincada en NYC, ayer por la tarde caminé de una tirada nada más y nada menos que… (aquí es cuando buscáis en Spotify la canción de Rocky y le dáis al play)11 kilómetros y medio! Estoy hecha de hierro. Soy biónica. Soy SuperGirl.
Todo empezó la noche antes, cuando mis 3 compañeras de piso y yo nos pusimos guapas y salimos a cenar por el barrio. Mientras cenábamos, una de ellas propuso que al día siguiente hiciésemos un “paseo” en plan aventura desde World Trade Center hasta Upper West Side yendo por la cara oeste de Manhattan, es decir, siguiendo el Hudson River desde el sur hasta el norte de la isla. La meta era una cena en Mama México, situado justo en el 2672 de Broadway Avenue. Tres de nosotras dijimos que sí. La cuarta nos dijo que iría a la playa y que nos encontraríamos después. A la mañana siguiente una de las aventureras se declinó por quedar con una amiga y la playera supongo que se fusionó con la arena porque volvió a casa al atardecer. Así que ahí estábamos yo y mi compañera aventurera bajando en la parada de World Trade Center del subway  y empezando nuestro paseo-maratón. A la hora y media estábamos sentadas en un banco hablando de nuestras vidas. A las dos horas nos sentamos en otro banco para seguir con nuestras historias y respirar un poco. Y a las 4 horas y media estuve a punto de cantarles serenatas de amor a los frijoles del plato.
Os aseguro de que aquello de que el ejercicio sienta bien es una verdad como un templo. Y más cuando te vas encontrando vistas geniales en tu camino y el sol se va poniendo mientras avanzas. Ya no te digo cuando al final de tus fuerzas te plantan un taco de carne, arroz y frijoles delante de tus narices. El cielo.

PD: olé por los conductores del metro neoyorquino: nuestra línea no funcionaba en fin de semana así que cuando llegó a la estación otro tren de recorrido similar pero exprés (los que se saltan algunas paradas de la línea), mi compañera le preguntó al conductor si había otra manera de llegar a World Trade Center, él dijo “subid”. ¡Y PARÓ EN WORLD TRADE CENTER!  PARÓ-EN-WORLD-TRADE -CENTER! Tengo que buscar una camiseta de I love Subway.

Anuncios

Un pensamiento en “Allí… en la lejanía… unos frijoles.

Los comentarios están cerrados.